Desktop version

Home arrow Language & Literature

  • Increase font
  • Decrease font


<<   CONTENTS   >>

Investigaciones sobre cuestiones diacrónicas

Los ejemplos anteriores muestran con claridad hasta que punto la LC ha incrementado у mejorado sustancialmente los datos que se pueden obtener sobre la frecuencia у distribucion de las formas, elementos у fenomenos gramaticales. Aunque hasta ahora nos hemos limitado a trabajar con textos de espanol actual, no es diffcil suponer que esta aproximacion ha tenido efectos similares о quiza incluso mas intensos en los estudios de orientacion diacronica. Es evidente que los datos empfricos, у externos, son necesarios siempre, pero lo son en mayor medida cuando tenemos que trabajar con la lengua de epocas con respecto a las cuales care- cemos de la competencia lingufstica que, en cambio, tenemos cuando se trata de la variedad que utilizamos habitualmente. El manejo de corpus de orientacion diacronica ha cambiado considerablemente nuestra forma de percibir la evolucion del espanol, сото veremos con mas detalle en los apartados 4-4. у 5.8.

La curiosidad por conocer la fecha de entrada de una palabra en espanol se satisface habitualmente con la consulta de un diccionario historico —que, naturalmente, se basa en el despojo de textos, asf сото de otros diccionarios, lexicos, vocabularios, etc. Por desgracia, el Diccionario historico de la lengua espanola esta todavfa en fase de elaboracion, de modo que para conocer la epoca de entrada de un galicismo claro сото jardin tenemos que recurrir a obras de caracter proximo сото, fundamentalmente, el Diccionario crftico у etimologico

Castellano e hispanico (DCECH) de J. Corominas у J. A. Pascual. Las primeras documentacio- nes que menciona son los vocabularios de Nebrija у Alonso de Palencia, es decir, nos situa en la ultima decada del siglo xv. Hay que tener en cuenta que esta obra se nutre, en cuanto a la documentacion, de diccionarios у vocabularios de todas las epocas, trabajos cientfficos sobre lexico y, naturalmente, tambien del despojo parcial de una considerable, pero forzosa- mente limitada, cantidad de textos. Los corpus de orientacion diacronica, сото el Corpus Diacronico del Espanol (CORDE), el Corpus del Espanol (Genero/Historico) (CdEhist) о el Corpus del Diccionario Historico (CDH), contienen, en cambio, miles de textos у cientos de millones de formas, de modo que resulta, precisamente por su caracter general, un recurso mas liable. En este caso, la consulta al CORDE proporciona inmediatamente ejemplos de jardin considerablemente anteriores en Fernandez de Heredia у Alvarez de Villasandino (finales del siglo xiv у comienzos del siglo xv).23

Estos corpus son tambien la via adecuada de captar el periodo de vigencia de una deter- minada palabra. Mas о menos en la epoca en que entra jardin se introduce en espanol, сото cultismo, la palabra vegetal, que alterna durante algun tiempo con vegetable. El DCECH (s.v.) constata la ausencia de ambas formas en los diccionarios de Alonso de Palencia, Nebrija у muchos otros posteriores у da сото primera documentacion de vegetal textos de hacia 1600,24 pero tanto el CORDE сото el CdEhist у el CDH muestran ejemplos bastante anteriores. Segun el CORDE, ambas formas se registran ya en el Tratado de la lepra de Enrique de Villena, escrito en el primer cuarto del siglo xv. Se trata de una historia de interes, porque la alter- nancia inicial da lugar, algun tiempo mas tarde, a un predominio absoluto de vegetal, mientras que vegetable deja de aparecer en los textos a finales del siglo xvni у comienzos del xix. La figura 1.3 muestra la evolucion de la frecuencia relativa de estas dos palabras segun los datos proporcionados por el CdEhist.

Siguiendo con este misrno ejemplo, los corpus permiten tambien localizar con rapidez los candidatos a constituir la ultima documentacion de una palabra. Asi, de nuevo segun el CORDE, vegetable se registra hasta finales del siglo xviii у comienzos del siglo xix.2’ No sucede lo mismo, en cambio, con una palabra que suena anticuada (o resulta simplemente descono- cida) para la mayor parte de los hispanohablantes: albeitar. El DLE 23.3 la califica сото

Frecuencias normalizadas de vegetal у vegetable segiin el CdEhist Fuente

Figura 1.3 Frecuencias normalizadas de vegetal у vegetable segiin el CdEhist Fuente: CdEhist. Elaboracion propia

“culta”, pero no la da сото anticuada ni desusada. En efecto, la consulta al CREA у al COR- PES muestra que tiene ejemplos actuates de uso aunque, por supuesto, no son abundantes.

 
<<   CONTENTS   >>

Related topics